Informes
Evaluacion I.A.
Blog
Leyes Ambientales & Higiene y Seguridad
Toxicologia Amb.
Normas ISO & OSHAS
Informativo
Articulos
Videos
 

Buscador

Consultora
Cursos
Newspaper
Consultoras
Foro
Operadores
Links
Libro de visitas
Seccion Laboral

  Inicio » Juridisprudencia » Averiguación Contaminación del Rio Reconquista...
 


+ Delito contra la salud pública

Averiguación Contaminación Río Reconquista
(Frigoríficos y otras industrias)

 

Causa 3189 "Averiguación Contaminación Río Reconquista"

Cámara Federal de San Martín - Sala 1 - Agosto 26, 1992

 

2ª Instancia. San Martín, agosto 26 de 1992

Considerando:

I. Los hechos: 1) Llegan las presentes actuaciones a estudio del tribunal en virtud de los recursos de nulidad y apelación interpuestos contra el auto interlocutorio de fs. 376/83, a favor de los procesados Rodolfo Constantini, Armando Rojkin, Aldo Alcides Scarafia, Juan Fagliano, Carlos A. Rey, Guillermo Kahane y únicamente apelación a favor de Jesús M. García, Argentino R. González y del recurso de apelación contra el interlocutorio de fs. 1567/8, a favor del procesado Jorge E. Fridman.

En esta alzada expresaron agravios los mencionados, mientras que el fiscal de Cámara a su turno mejoró fundamentos de la resolución apelada.

Del mismo modo, cabe señalar que corren por cuerda los incidentes de excarcelaciones de Rodolfo Costantini, Armando S. Rojkin, Argentino R. González, Juan A. Fagliano, Guillermo Kahane y Jorge E. Fridman, en virtud de las apelaciones deducidas contra la concesión, naturaleza y el monto de las cauciones reales en ellas fijadas, según el caso: además de otras incidencias similares y de eximición de presión respecto de imputados cuya situación procesal en el principal no constituye material de análisis de la ocasión.

2) Se imputa a los nombrados en el primer grupo (res. de fs. 376/83) la comisión de la conducta prevista en el art. 202 del Código Penal, a raíz del vertido de desechos contaminantes en la cuenca del río Reconquista, por parte de las empresas en que cumplían funciones ejecutivas. Al último de los nombrados (res. de fs. 1567/8), se le imputa responsabilidad en el transporte de sustancias contaminantes, conducta prevista en el art. 55 de la ley 24.051.

A fin de una mejor exposición, habrá de dividirse el relato de las probanzas incorporadas al legajo por empresa implicada o grupo de hechos de los que se hace derivar responsabilidad a los procesados.

a) Frigorífico Bancalari SAIYC, sito en ruta 202 y vías del ferrocarril Mitre, estación Bancalari.

Se inician las presentes con el informe de personal de la Prefectura Naval Argentina, dando cuenta de sus observaciones en terreno del río Reconquista, donde tomaron muestras de agua (N· 1 y 2), que presentaban un color oscuro, turbio, en lugares cercanos al vertedero del frigorífico; por otro lado, aguas abajo, a la altura del mojón 36, existe un desagüe del establecimiento por el que fluye un líquido amarillento de regular caudal; se tomaron muestras fotográficas y se labró un croquis.

Con respecto al medio ambiente y condiciones de vida de los residentes, expresaron que se trataba de una zona marginal, careciendo de los recursos mínimos para la subsistencia.

El análisis bacteriológico de las muestras arrojó como resultado "contaminado-peligrosa su ingestión" (vid. fs. 51 y 52).

Investigaciones tendientes a lograr la colaboración de vecinos arrojaron como resultado que eran renuentes a ello, pese a admitir los problemas que la contaminación les aparejaba, toda vez que o bien tenían puestos de trabajo allí, o bien eran beneficiarios de la provisión de agua potable y energía eléctrica de establecimiento.

Análisis sobre las muestras extraídas en otra diligencia, remontando el río, arrojaron igualmente como resultado "contaminado-peligrosa su ingestión".

Investigaciones de la Prefectura relativo a la composición social del Frigorífico Bancalari SAIYC, determinaron que está constituido por Humberto L. Carles, Ricardo S. Carles, Luis A. Gindre, Humberto R. Carles, Aldo A. Scarfia, Dalberto J. Gualdoni, Clementina Taramasco de Carles, Laura Biscardi de Gindre, MaríaI. Carles de Gualdoni, Lidia M. Carles de Scarfia; posee oficinas en av. Nazca 5435 de Capital Federal, desde el 7 de diciembre de 1970 y los datos son actualizados al 11 de marzo de 1998; destacándose que el "dueño" sería Humberto L. Carles, el gerente de la planta o administrador Mario García y el jefe de planta sería Aldo, cuñado de Humberto L. Carles, quizá el ya mencionado Aldo A. Scarfia (ver informe de fs. 75).

A fs. 186 obra la diligencia de allanamiento en la planta del frigorífico y secuestro de documentación. A fs. 193 constan las manifestaciones ante la prevención de Amadeo Da Encarnacao, empleado del lugar, quien con relación a los tanques de depósito de cloro, dijo que se usaban para clorar el agua de los efluentes, siendo ésta la etapa final del tratamiento de aguas; que un barredor por suspensión de grasas no estaba en funcionamiento; que en términos generales el sistema cumple su función en un 70%, ya que hay un incremento de producción.

En declaración indagatoria se oyó a Jesús M. García, quien manifestó ser gerente comercial de la empresa desde 1975; sobre la planta depuradora de desechos líquidos, dijo que no podía precisarlo técnicamente por no ser su competencia, la cual está a cargo de un jefe de mantenimiento, Amadero Dancarnacao (sic), que trabaja con un ingeniero especialista, del que no recordó el nombre; que conoce que hay una dependencia en la empresa de control químico y bacteriológico y análisis de aguas; contestó a las preguntas sobre la existencia de lo que llamó la laguna detrás de la planta; dijo saber que hay asentamientos de gente en las márgenes del río Reconquista; que hace como dos años que no va por la parte de atrás del establecimiento, desconociendo el sistema de desagüe al río; que el presidente de la empresa era Humberto Carles y que el dicente no participaba en las decisiones de la empresa.

A fs. 287 obra un acta de inspección ocular labrada por la Prefectura Naval Argentina de todas las instalaciones del establecimiento relacionadas con la investigación.

A fs. 302 se agrega el acta de detención de Aldo A. Scarafia en su domicilio.

El nombrado fue oído en declaración indagatoria, oportunidad en que manifestó trabajar en el frigorífico Bancalari desde hacía veinte años, siendo el vicepresidente y su función en la planta es la comercialización, registrando las operaciones de compra y venta de ganado en pie y faenado, etc., que tiene un pequeño control de los desechos líquidos y sólidos, explicando el camino que siguen hasta llegar al río; también se refirió a los controles municipales y de O.S.N.; dejó constancia que la empresa no arroja aguas contaminadas, pues lo hace previo tratamiento.

A fs. 327 consta otra acta de recolección de muestras obtenidas en este frigorífico (27/4/92).

En un estudio de la institución Greenpeace, sobre el que se hará expresa mención en considerando siguiente, se señala al frigorífico Bancalari como uno de los descargadores más importantes en el río Reconquista.

En una investigación propia, el diputado nacional Luis Brunati extrajo muestras de los desechos líquidos de esta empresa, colocando en su interior un pez extraído del arroyo Durazno y comprobó por acta notarial que a la hora dejaba de existir.

A fs. 537 se realizaba una nueva inspección sobre las instalaciones de clorinado y obtención de muestras de efluentes en el citado frigorífico.

A fs. 581/5 se agrega una resolución de la empresa Obras Sanitarias de la Nación del 30 de agosto de 1991, por medio de la cual se resuelve aplicar una multa a esta persona jurídica, porque la calidad detectada en el efluente del establecimiento lo encuadra como "vertido no tolerado" y la intima a que en un plazo no mayor de cuatro meses a partir de su notificación arbitre las medidas o inicia las obras de tratamiento de los vertidos necesarias para solucionar el estado contaminante detectado.

A fs. 361 y 714 se oyó testimonialmente a Alicia A. Altieri de Mariscal, doctora en química, quien relató la extracción de muestras de los efluentes del mencionado frigorífico y que se determinó in situ el cloro residual, manifestando que, a pesar que se estaba clorando, no se determinó la existencia de este elemento en la muestra, lo cual significa que el efluente no se encontraba desinfectado porque no le habían agregado la suficiente cantidad de cloro, con lo cual hubiese habido un exceso y se hubiese podido obtener un dato de cloro residual libre.

A fs. 365 y 715 declaró a igual tenor el ingeniero químico Oscar J. Lascaray, quien manifestó haber determinado que de las muestras del efluente final de este frigorífico podía deducirse que la cloración para insuficiente, es decir, arrojó resultados negativos.

El fiscal acompañó una publicación en el diario La Nación, emanada de O.S.N., informando de la sanción aplicada al frigorífico por producir vertidos no tolerados por su nivel de contaminación.

El procesamiento de Humberto R. Carles fue dispuesto a fs. 983, a quien acto seguido se oyó en declaración indagatoria. Señaló que es contador público nacional reconoció las fotos del frigorífico del que es presidente, siendo una sociedad familiar, compuesta por su cuñado Aldo Scarafa vicepresidente- y luego el grupo familiar, con unos 250 operarios. Que todos los desechos que originan la función de la planta son biodegradables; los sólidos son trasladados por Ceamse al cinturón ecológico y los líquidos son tratados por la planta depuradora que la empresa posee habilitada por la Dirección de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires y Obras Sanitarias de la Nación, quienes regulan su funcionamiento desde hace más de diez años; que tienen laboratorio propio; los responsables son el jefe de mantenimiento con departamento químico y asesores, lo cual el dicente "no maneja"; no sabe cuánto cloro se consume y sólo sabe que paga mucho por ese concepto por cuanto firma los cheques; que al lado del frigorífico hay una villa o barrio precario que no posee agua potable y el establecimiento pese a los problemas de cólera suscitados, sigue proveyendo a los pobladores de agua potable clorificada, lo cual es una manera de colaborar con gente marginada que no cuenta con ayuda alguna y no tiene medios para instalar sistemas cloacales; respecto de los análisis que demostrarían la presencia de bacterias en las muestras obrantes en autos, manifestó que tiene la seguridad de que han sido tomadas del río y no corresponden a Bancalari, toda vez que posee planta depuradora y le consta que no se arroja líquido que no esté en condiciones de hacerlo; que en el río se arrojan todo tipo de desechos en referencia a personas ajenas a su frigorífico- y que si hubiesen tomado las muestras de su planta, seguramente habría arrojado un resultado distinto.

Nuevas diligencias practicó el 6/5/92 el ingeniero Oscar J. Lascaray, extrayendo muestras y determinando los índices de cloro residual, determinándose un mejoramiento sustancial la desinfección del efluente respecto de procedimientos parecidos anteriores, satisfaciéndose los requerimientos reglamentarios vigentes, sin perjuicio de determinar en el laboratorio la inocuidad bacteriológica.

El recientemente nombrado fue acompañado por la química Alicia A. Altieri de Mariscal, anteriormente nombrada, quien se expidió en similares términos.

A fs. 1003 se dispuso el procesamiento de José M. Mejuto, a quien acto seguido se recibió declaración indagatoria, ocasión en la que expresó ser empleado del frigorífico en relación de dependencia, cumpliendo tareas de control de faena, procedimiento que explicó detalladamente; que desconoce qué tipo de desechos tiene la planta; que no tiene conocimiento de que el frigorífico cuente con instalaciones para el tratamiento de desechos sólidos y líquidos; que los restos sólidos, según sabe, son trasladados por Ceamse; desconoce si hay oficinas para control químico y bacteriológico; no tiene conocimiento de la cantidad de cloro que se utiliza; que de un lado hay asientos poblacioanles, pero no recorrió el lugar como para afirmarlo; desconoce si se arrojan residuos a algún afluente.

El subprefecto de PNA, Raúl H. Peñafort, manifestó que el 3 de marzo de 1992 se constituyeron en los alrededores del establecimiento para extraer muestras de los líquidos que arrojan al río Reconquista. Que así lo hicieron por una calle lateral, hasta llegar a un lugar muy cercano a la descarga que dicho frigorífico posee, extrayéndose desde allí una muestra para análisis químico y otra para bacteriológico.

A fs. 1069 obran constataciones ambientales y de condiciones médico-sanitarias de la población cercana al frigorífico, realizadas por la prevención.

Las muestras que se extrajeron a fs. 327 fueron analizadas, cuyo informe consta a fs. 1475/7 y arrojó como resultado "contaminado-peligrosa su ingestión", destacándose un grado menor de contaminación que indicaría un tratamiento del agua.

b) Frigorífico Cocarse S.A., sito en ruta 202, km. 5, Bancalari.

Se inician las actuaciones relativas a este establecimiento, con el informe de personal de la Prefectura Naval Argentina, dando cuenta de sus observaciones sobre el terreno del río Reconquista, ocasión en que desde el lugar más próximo a aquel, se observó la existencia de cañerías que saliendo de él y uniendo ambas márgenes del río, sirven para fluir líquidos hasta las piletas, que a su vez están unidas por esclusas. Sobre una de las piletas se observó una gruesa capa de grasa, burbujeante, con olor fétido; en las restantes se apreció una ligera turbidez. Del mismo modo, se vio que se haría circular el agua hacia piletas de menores dimensiones y luego, aparentemente, ya que entre medio existe una losa de cemento, se observa fluir el agua hasta el río. Asimismo, se descubrieron restos óseos quemados, excremento de ganado y olor nauseabundo en lugares cercanos, donde habría una ¡quema". En dichas circunstancias, describieron la presencia de vegetación muerta, contigua a las piletas, con intenso hedor. Finalmente se tomaron muestras del agua (N· 3 y 4) y se confeccionó un croquis y se sacaron fotos.

En cuanto al medio ambiente y condiciones de vida de los moradores de la zona, señalaron que era marginal y puepérrimas, careciendo de los elementos mínimos para la subsistencia.

El análisis bacteriológico de las muestras arrojó como resultado: "contaminado-peligrosa su ingestión".

En otra diligencia, personal de Prefectura remontó navegando el río y al llegar a este frigorífico, fueron avistados por trabajadores del lugar, que inmediatamente procedieron a cerrar la salida de residuos de la vera derecha, pese a lo cual extrajeron las muestras N· 15, 15 B, 16 y 16 B.

Vecinos del frigorífico, de la villa San Jorge, fueron reacios a colaborar con la institución, pese a reconocer los perjuicios de la contaminación, toda vez que gran parte de sus habitantes trabajaban allí y son provistos de agua potable por el establecimiento.

Otro análisis efectuado sobre las muestras extraídas frente a este frigorífico, en ocasión en que el personal de Prefectura remontaba el río, arrojó como resultado "contaminado-peligroso su ingestión", así como la presencia de Salmonella.

Al respecto, resulta complemento de este estudio lo declarado por el médico Albani a fs. 84, que se detallará más adelante.

Investigaciones practicadas sobre la composición social de Cocarse S.A., permitieron determinar que el directorio estaría integrado por Jose Palma presidente-, Angel J. Pauler, José M. Vespero, Antonio Cortese, Bohdan Kuchar, Danilo Cavassoto, Horacio A. Castro, Luis A. Buggiano, Rodolfo J. Lijio, Aníbal O. Brum, Pablo Auton y Julio C. Monzón, siendo sus síndicos Pío L. Guaraldos y José Serrano; posee oficinas en Lavalle 465 de Capital Federal y el gerente de planta sería Hilario Bres.

A fs. 177 y siguientes obran las diligencias de detención de Argentino R. González, gerente de mantenimiento y Juan A. Fagliano, gerente comercial.

En declaración indagatoria se oyó a Argentino R. González, quien expresó ser el jefe de mantenimiento del frigorífico Cocarse desde hacía cuatro años; que sabe que posee plantas de tratamiento de desechos y que están aprobadas por O.S.N., encontrándose los planos en la compañía; que tanto O.S.N. como Hidráulica y Salud Pública Provincial realizan controles químicos y bacteriológicos sobre los vertidos, encontrándose los informes en la empresa y que, en base a ello se hace el cobro de la cuota de resarcimiento; explica cómo es el procedimiento con el cloro; que sabía de la existencia de asentamientos de personas en las márgenes del río Reconquista; que estuvo en la parte posterior del frigorífico donde están las piletas de decantación, sobre el cual se lo interroga y responde en detalle; que trabaja allí en relación de dependencia y siendo sus superiores el presidente y vice; que el tratamiento de efluentes está aprobado por O.S.N. y organismos provinciales.

Al igual tenor fue oído Juan A. Fagliano, quien manifestó ser gerente comercial de la empresa desde hace unos cuatro años, siendo su función la de comprar hacienda y vender la carne obtenida de la faena; que no le corresponde estar en el sector lindante a la planta; que quienes conocen el sector son los asesores sanitarios y el gerente de mantenimiento, ingeniero González; explicó la aplicación que se daba a cada tipo de desecho de la faena; respecto de los vertidos líquidos, dijo que lo único que sabía es que en la compañía había un laboratorio químico, pero nunca accedió a él; que nunca fue a la parte trasera del establecimiento.

A fs. 278, obra presentación de un letrado del frigorífico Cocarse adjuntando documentos destinados a demostrar las bondades del tratamiento de desechos y condiciones ambientales.

A fs. 310 y siguientes, obra el acta de inspección ocular celebrada por personal de la Prefectura Naval Argentina de las instalaciones de clorinado del frigorífico Cocarsa.

A fs. 323 y con fundamento de una autorización del tribunal interviniente para faenar animales, sin perjuicio de la clausura existente, se procedió a la extracción de muestras de residuos líquidos y sólidos de la elaboración (el 27 de abril de 1992).

A fs. 325 consta otra acta de recolección de muestras de aguas en el establecimiento (24 de abril de 1992).

A fs. 361 obra la declaración testifical de la doctora en química Alicia A. Altieri de Mariscal, donde relata las comprobaciones y extracción de muestras en esta planta, determinando in situ que estaba colorado y, por consiguiente, desinfectado, presumiéndose la no existencia de bacterias, lo que debe confirmarse con el correspondiente estudio.

Por otra parte, la ingeniera química y sanitaria Susana B. Caputo, también realizó comprobaciones, determinando que contaban con la documentación exigida por O.S.N., no se verificaron descargas clandestinas y, de las muestras extraídas, se estableció que no estaban lo suficientemente cloradas, índice de elevado contenido de sustancia orgánica; en laboratorio se determinó la contaminación por demanda de cloro; que es falso que no se arrojen efluentes provenientes del tratamiento de animales y que del operativo practicado no surge que el funcionamiento de las instalaciones depuradoras sea el correcto.

A fs. 365 obra la declaración testifical del ingeniero químico Oscar J. Lascaray, quien señaló que las muestras extraídas cumplían los requisitos de desinfección de O.S.N.; que las instalaciones se encontraban a primera vista en buenas condiciones de funcionamiento.

Un estudio de la Institución Greenpeace, estableció que entre los descargadores más importantes en el río Reconquista, se encuentra el frigorífico Cocarsa.

Por medio de una investigación propia (del 9 de enero de 1986), el diputado nacional Luis Brunati extrajo muestras de los desechos líquidos de este establecimiento e introdujo en ellas peces que había sacado del arroyo Durazno, comprobando que morían al poco tiempo. Del mismo modo, tanto el acta mencionada como en declaración testimonial, señaló que tuvo un incidente con el personal de vigilancia de la empresa que no le permitió la toma de muestras aunque le exhibió sus piletas de depuración; en esa oportunidad fue atendido por el gerente de la firma, Roberto H. Vineis.

A fs. 536 obra una nueva acta de inspección de las instalaciones de clorinado y obtención de muestras de efluentes del establecimiento.

El magistrado interviniente dispuso el procesamiento de José Palma, a quien se recibió declaración indagatoria, ocasión en la que reconoció las fotografías exhibidas y describió su ubicación; dijo que Cocarsa no puede contaminar de ninguna manera; que es fundador del frigorífico en 1962, cuando todo era un bañado; que es el cuarto frigorífico del país, con 650 obreros, habilitado para exportar a todos los países del mundo; que en 1980 se recibió un crédito para la construcción de una planta de tratamiento de efluentes industriales, construyéndose la misma, la cual es una copia en menor tamaño de la de O.S.N., lo que implica un nivel técnico mayor a ésta; es decir, fueron pioneros en la materia ecológica en el país; que la planta de tratamiento es reconocida como la mejor de la provincia; que hay funcionarios competentes para cada área de la empresa; en relación al tratamiento hay un gerente de mantenimiento ingeniero, un subgerente ingeniero, un jefe de operarios y tres capataces; explicó el procedimiento de tratamiento; impugnó todos los análisis que se hayan hecho fuera de la pileta de aforo, al considerar que si las muestras se toman del chorro que vierte sobre el río, las bacterias del río pueden subir por el flujo y mezclarse con el agua que se vierte; que los gastos fijos de la empresa son U$S 1.100.000 mensuales, por lo que resulta ridículo pensar que luego de haber construido una planta de tratamiento millonaria, no gasten U$S 600 en cloro, que es el importe de consumo mensual, por lo que declara terminantemente que Cocarsa no contamina ni lo ha hecho durante su trayectoria; que los desechos que arrojan son orgánicos; que poseen un laboratorio propio a cargo de personal especializado; que en los márgenes del río Reconquista hay asentamientos poblacionales de gente con pocos recursos, carente de sistema cloacal y con imposibilidad de construirlo, por lo que allí arrojan basura y materias fecales; al lado del frigorífico está el barrio San Jorge, con unos 5000 habitantes, que no tienen otro remedio que verter a través de zanjas abiertas toda la basura y materia fecal al Reconquista; que Cocarsa por solidaridad, les envía agua potable por cañería; que el dicente es padrino de ese barrio, de dos colegios y jardines de infantes que mantiene Cocarsa; construyeron dos capillas preguntado al respecto, señaló que alguna vez estuvo en la parte de atrás de la empresa.

Nuevas diligencias del ingeniero químico Oscar J. Lascaray sobre extracción y análisis de muestras (el 6 de mayo de 1992, ver fs. 990), determinaron que había una mínima y adecuada desinfección, sin perjuicio de verificarse por análisis bacteriológicos su estado. Iguales diligencias desarrolló la química Alicia Altieri de Mariscal.

El subprefecto e PNA, Raúl Peñafort relató las circunstancias de extracción de muestras en marzo del corriente año.

A fs. 1069 se agrega un acta de inspección del estado ambiental, médico y sanitario de las personas que habitan en las proximidades del establecimiento.

Los análisis de las muestras extraídas a fs. 323, se agregaron a fs. 1478/80, arrojando como resultado "contaminado-peligrosa su ingestión", aunque uno de ellos en menor grado, indicativo de un tratamiento antes de su volcado al río.

c) Frigorífico Rioplatense SAICIF, sito en ruta 9,km. 32,5. Partido de Tigre.

Las actuaciones que dan origen a esta investigación se inician con el informe de personal de la Prefectura Naval Argentina, dando cuenta de sus observaciones sobre el terreno del río Reconquista, ocasión en que, en el citado establecimiento, se comprobó la existencia de dos piletones de grandes dimensiones unidos por una esclusa y en uno de ellos se apreció una gruesa capa de excremento de ganado. Por un acceso secundario llegaron hasta un desagüe donde se vierte un líquido color rojo-marrón, que por un pequeño arroyo llega hasta el primer piletón, aunque no se observa excremento de ganado. También se observó rastros de trabajos con máquinas topadoras para desviar el curso de los desagües. Se vislumbraron además restos de líquidos etsancados, que sin duda al caer precipitaciones deberían caer hacia un bañado.

Cuando los oficiales se retiraban del lugar, se les acercó un vecino, Luis Carabajal, quien los condujo hasta donde desaguan estas piletas. Allí apreciaron que a través de un caño se vierte líquido de color similar al anterior, con abundante confusión de espuma, el que luego de recorrer un trecho de unos cinco metros, desemboca en el arroyo de Las Tunas. Del mismo modo, Carabajal explicó que junto con otros vecinos habían reiterado sus reclamos a los directivos del frigorífico, sin respuesta alguna, que los piletones al estar más elevados que los terrenos circundantes, cuando ocurrían precipitaciones excesivas, se desbordaban provocando inundaciones que afectaban las viviendas allí edificadas; que no pocas veces derramaron amoníaco, lo que les produjo irritación a la vista; que los restos de ganado son sacados con retroexcavadores y cargados en camiones que los llevan a viveros donde se utilizan como abono, tarea en la que ayudan los chicos del lugar para ganar dinero.

A fs. 283 declaró testimonialmente el citado Luis R. Carabajal, vecino del establecimiento, quien señaló que había tenido reuniones con los vecinos y dirigentes de esa empresa, donde les solicitaron que trabajaran con las normas legales autorizadas, ya que no lo hacían así; que había varias personas con problemas respiratorios, estomacales, visuales, etc., debido a los desechos del frigorífico; que éste, sabiendo lo que hace, le proporciona a los vecinos de agua potable, cuya provisión fue cortada desde su clausura; que las zanjas del establecimiento desembocan en el arroyo Las Tunas; que también existe un tanque color azul desde hace días; que dentro del barrio hay una empresa de procesamiento de tripas, que con productos químicos también contamina el vecindario y tomó conocimiento que un chico tuvo problemas en los pulmones y ojos y otro de dos meses de edad ha contraído una bacteria que no pudo individualizarse.

También tomaron las muestras correspondientes (N· 5 y 6) y en cuanto al medio donde están insertos, los oficiales relataron que se trataba de una zona marginal, donde las condiciones de vida de los individuos allí radicados eran paupérrimas, careciendo de los medios indispensables para su subsistencia.

El análisis de las extraídas en primer lugar, arrojó como resultado "contaminado-peligrosa su ingestión".

Investigaciones practicadas por el personal de la Prefectura, respecto de la composición social del frigorífico Rioplatense SAICIF, permitieron establecer que estaría integrada por: Rodolfo Constantini presidente- Carlos A. Constantini, Peter Macalpine Byrne, Enrique A. Santamarina, Julio G. Novillo Astrada, Enrique Constantini, Horacio R. Michelini, Carlos A. Hermida, Juan C. Leive, Alberto R. Peralta Ramos, Jorge A. Gahan, siendo sus síndicos Jaime E. Zuberbuhler, Gillermo H. Fiorito y Patricio Gutiérrez Eguía; que tiene oficinas en Alem 986, 8· piso de Capital Federal, que son accionistas las empresa Huancayo S.A. - Cristian H. Constantini y Hacienda Argentina Jorge M. Krause Arnim-; y que el gerente de planta o de producción sería Juan C. Leive o Leiva, no precisando las tareas de inteligencia cuál de los Constantini está al frente efectivamente.

A fs. 158 y siguientes obra el acta de la diligencia desarrollada en este establecimiento, donde los preventores fueron recibidos por la persona de máxima responsabilidad en la planta, el gerente de Control de Calidad, Carlos A. Hermida, quien interrogado al respecto manifestó que el responsable de la planta era Rodolfo Constantini, a su vez, presidente del directorio. Estaban presentes el escribano Eduardo J. Bolo Bolaños, Juan C. Leive (gerente de personal). Preguntado Hermida sobre la totalidad de los gerentes de la planta, señaló que eran el dicente, Leive, Armando, Rojkin, González, Rubio y Enrique Constantini, según las áreas que mencionó. Luego de la clausura de distintas dependencias del frigorífico y secuestro de documentación, se procedió a la detención de Armando S. Rojkin. Cabe consignar que a fs. 153 obra el acta de detención de Rodolfo Constantini.

En declaración indagatoria fue oído este último, quien manifestó ser el presidente de la mencionada sociedad anónima desde 1974; respecto de los desechos, dijo no ser un experto en la materia, pero que una vez separados el estiércol y los sólidos, se volcaban en la planta de tratamiento de desechos, para luego hacerlo en el arroyo Las Tunas, que a su vez, converge en el río Luján, para desembocar en el Río de la Plata; que la planta de tratamiento tiene los estándares más altos de la industria; que son inspeccionados regularmente por O.S.N.; que la empresa fue sancionada una vez con multa, debido a un problema con el nivel de cloro, habiéndosele otorgado un plazo de adecuación en la actualidad vigente; que en las mediciones puede haber pequeñas variaciones sin importancia respecto de la polución, debido a factores climáticos y de tiempo y estación del año; que poseen un laboratorio de análisis químicos a cargo del doctor Hermida, desconociendo la periodicidad de los análisis; que también se contratan los servicios de laboratorios externos para análisis específicos; aclaró que se le concedió un crédito de la Corporación Financiera Internacional, dependiente del Banco Mundial, la que es muy estricta en cuestiones de medio ambiente, exigiendo la remisión de análisis periódicos por laboratorios independientes, lo cual la empresa cumple; que cree no existen asentamientos poblacionales en las inmediaciones del frigorífico; que no dan agua a algunos pobladores; que no visitó las obras que se están realizando; que nunca visitó las plantas de tratamiento que se le exhibieron en fotografías; que las napas no se pueden contaminar pues son constantemente analizadas, ya que de allí se extrae el 100% del agua requerida por el frigorífico, incorporada a productos comestibles; que el establecimiento no produce contaminación peligrosa ni infecciosa para la salud humana, no incorpora ningún producto químico y que por las condiciones de los sobrantes de la actividad, se trata de materia orgánica inocua para la salud, tal es así que el dicente está dispuesto a tomar un vaso de agua de la salida de la planta de tratamiento.

A igual tenor fue oído Armando S. Rojkin, quien dijo ser gerente de ingeniería del frigorífico desde 1989, si bien trabajó allí un intervalo entre 1984 y 1988; que es el responsable del mantenimiento, limpieza e ingeniería de la planta; que producen desechos fundamentalmente orgánicos y otra pequeña cantidad son los producidos por los materiales para el envasamiento de los productos que de ese total pueden dividirse en sólidos líquidos y gaseosos; explicó el tratamiento de los primeros, hasta llegar al de los segundos; respecto de éstos y de los piletones continentes de tierra señaló que su filtración a las napas friáticas era improbable, dada la impermeabilización natural que se producía en las paredes y piso como producto de su contenido alto en grasas emulsionadas de distintos líquidos; que el frigorífico cuenta con laboratorio para análisis microbiológicos, físico-químicos y específicos de cromatografía gaseosa y anabólicos; que se lleva un control bromatológico diario del agua extraída para su uso potable-; ídem sobre los afluentes, aclarando que no los exige O.S.N.; y que también realizan controles laboratorios externos; quien está a cargo del laboratorio es el doctor Hermida; que inicialmente el volcado de los afluentes al arroyo Las Tunas fue aprobado por la Dirección Provincial de Hidráulica en 1982, dando lugar a una posterior presentación a O.S.N., todo lo cual consta en un legajo obrante en la Municipalidad de Tigre; que tiene conocimiento que en las márgenes del río Reconquista existe población; que como la empresa es el mayor consumidor de agua de la zona, al extraer con sus bombeadores una gran cantidad que necesita la planta, se produce en la napa una depresión o vació que facilitaría cualquier filtración hacia ese punto, pero sin embargo, en los controles diarios nunca aparecieron síntomas de contaminación; que ante la epidemia de cólera, la empresa dispuso un control interno y en el barrio Las Tunas, que incluye la asistencia de profesionales o personas que tuvieran síntomas de la enfermedad; que ello le permite estar seguro de que no ha habido casos de intoxicación grave en la zona aledaña a la planta; estimó no ser responsable de la propagación de ninguna enfermedad, pues el proceso de potabilización debe eliminar bacterias patógenas.

A fs. 266 y siguientes, obra una presentación de los vecinos del barrio Las Tunas, lindante al frigorífico Rioplatense, del 26 de agosto de 1986, tendiente a concertar entrevistas para tratar el tema de la contaminación ambiental y del arroyo. En dichas reuniones, donde se expusieron los problemas, participaron vecinos y por el frigorífico Carlos Hermida, J. M. Medrano, J. C. Leive y A. Rojkin.

A fs. 276 obra una nota de la empresa "Sarcos Constructora S.A.", dirigida al frigorífico Rioplatense, en atención a la cual se deja constancia que desde el 22 de abril de 1992 han debido suspender, por orden judicial que les impidió la entrada a la planta, las obras que venían realizando en la Cámara de Cloración y Complementarias, vinculadas al tratamiento de efluentes existentes, contratadas por el frigorífico con compromiso de finalización al 30 de abril de 1992, que hubiese sido cumplida.

A fs. 294 obra acta de inspección ocular labrada por la Prefectura Naval Argentina, donde se describen todas las instalaciones del establecimiento relacionadas con la presente investigación.

A fs. 328 consta el acta de otra recolección de muestras de aguas en el mencionado establecimiento (27/4/92).

A fs. 353 obra declaración testimonial del oficial de la Policía Federal, Daniel Alvarez, que realizó una inspección juntamente con un experto de la empresa SEGBA tendiente a determinar la existencia de conexiones clandestinas de electricidad dirigidas hacia el frigorífico, con resultado negativo.

A fs. 363 se oyó a Cristina E. Alvarez Galeazzo en declaración testimonial, vecina del barrio Las Tunas, domiciliada en los fondos del frigorífico Rioplatense, quien dijo ser madre de siete niños que han sufrido complicaciones bronquiales y fueron atendidos en el Hospital de la UOM, Hospital de Pacheco y Hospital de Tigre; que todos ellos también tuvieron erupciones en la piel; que uno de ellos tuvo una infección urinaria producida por el agua que extrae del pozo y tiene un color turbio, la que a su vez es la causa determinante de las constantes diarreas que sufrían sus hijos; que en el Hospital San Fernando analizaron el agua y determinaron que no era apta para el consumo; todo ello lo acreditó con el aporte de recetas médicas; explicó asimismo que en las cercanías de su domicilio hay una papelera, una empresa química y una achuraría denominada "Las Tunas", sufriendo distintos olores que provendrían del frigorífico; que los vecinos del barrio no quieren comparecer al tribunal porque todos trabajan en el establecimiento y achuraría, siendo amenazados por la dueña de esta última con quitarles las tierras si lo hacían; que le consta que el alambrado del frigorífico ha sido electrificado varias veces, poniendo en peligro a los menores del barrio.

En iguales condiciones depuso José A. Benitez, domiciliado en un terreno lindante al frigorífico, quien manifestó que los desechos de éste son depositados en unas piletas hechas sobre la tierra sin material alguno, por lo que están contaminando las napas, siendo imposible consumir las aguas que se extraen de pozos de poca profundidad; que realizar un pozo más profundo resulta muy oneroso; que luego de los procedimientos del tribunal, ubicaron un tanque con cloro al lado de las piletas mencionadas.

A fs. 394 declaró testificalmente Elvira L. Gómez, lugareña de la zona circundante al frigorífico desde 1959, copropietaria con su esposo de un pequeño colegio privado, que cuenta con 140 alumnos; que las muestras de agua extraídas dieron negativas; es decir, no potables; que no obtuvieron respuesta de las autoridades del establecimiento sobre otras muestras de aguas extraídas; que el pozo de agua del colegio tiene setenta metros de profundidad y por ello es potable; que cuando llueve rebalsa e inunda la zona una laguna donde los del frigorífico arrojan desechos; que el frigorífico es una fuente de trabajo yp or temor los vecinos no quieren hacer nada; que los chicos de una villa sita al lado se metían al arroyo y contraían granos; que la zona está "inundada de moscas, que aparecen como enjambres"; que oyó versiones acerca de la muerte de tres chicos por fiebre tifoidea; que el frigorífico provee de agua a unos pocos vecinos que lindan con el cerco de tejido alámbrico.

A fs. 398 declaró Enrique A. Benetti, esposo de la anterior, quien ratificó los dichos de aquella y agregó los resultados de estudios bacteriológicos sobre el agua del pozo ubicado en la escuela que dio como resultado su no potabilidad, haciendo entrega de una fotocopia de dicho análisis; que nunca le mostraron los resultados de los análisis realizados sobre muestras del frigorífico; que hay familias que son provistas de agua potable de la mencionada empresa, quien les instaló cañerías sin costo alguno.

A fs. 423 en listado emanado aparentemente de O.S.N. de 1984, aparece el frigorífico Rioplatense, que no cumpliría las exigencias requeridas, tendría una instalación de tratamiento deficiente y no poseería planos aprobados ni permiso de vuelco actualizado, intimándoselo a regular su situación.

A fs. 544 obra el acta de una nueva inspección de las instalaciones de clorinado y obtención de muestras de desechos líquidos del citado establecimiento.

A fs. 586 obra la resolución de O.S.N., del 30 de agosto de 1991, por medio de la cual se resuelve aplicar una multa al frigorífico Rioplatense, debido a que el estado de calidad detectado en el efluente de ese establecimiento encuadraba en "vertido no tolerado" y lo intima a que en un plazo no mayor de cuatro meses arbitre las medidas o inicie las obras de tratamiento de los vertidos necesarias para solucionar el estado contaminante detectado.

Testimonialmente se oyó a la doctora en química Alicia A. Altieri de Mariscal, quien relató las circunstancias que rodearon las extracciones de muestras en distintos puntos del frigorífico, determinando a raíz del análisis efectuados in situ; que debía suponerse la no presencia de bacterias en el agua que el efluente estaba desinfectado, aunque debían esperarse los resultados de los estudios bacteriológicos; que las aguas estaban cloradas de acuerdo a las exigencias de O.S.N.

A igual tenor se oyó al ingeniero químico Oscar J. Lascaray, quien explicó que las muestras extraídas cumplían los parámetros exigidos; y señaló que resta terminar la obra en construcción de la cámara de cloración.

El fiscal de primera instancia presentó una "denuncia", dando cuenta de haber tomado conocimiento a través de obreros del frigorífico Rioplatense S.A., que los encargados del sector "playa de faena" no hacían limpiar como usualmente se realiza las bocas del as cañerías de desagote de los efluentes provenientes de dicha actividad; que la referida acción habría sido intencional y mientras personal de O.S.N. tomaba muestras de esos desechos, que en ese período se hizo circular a través de otra boca de descarga agua corriente limpia, con el fin evidente que los resultados de los estudios a practicarse sobre las muestras arrojaran conclusiones que no reflejaran la realidad.

El fiscal acompañó un recorte del diario La Nación, donde obra una publicación que da cuenta de las sanciones impuestas al frigorífico por producir vertidos no tolerados por su nivel de contaminación.

El subprefecto de PNA, Raúl Peñafort, relató el procedimiento de extracción de muestras del 3, 5 y 13 de marzo de 1992.

A fs. 1071 se agregó un acta de evaluación de las condiciones ambientales, medicas y sanitarias de la población cercana al establecimiento.

En declaración testifical se oyó a Alberto A. Barisone, quien manifestó ser vecino del frigorífico Rioplatense, que alrededor de cuatro años atrás tuvo una infección estomacal a causa de la contaminación que provocaba el vuelco de los desechos de la empresa en el agua; que en esos momentos tenía un pozo de treinta metros de profundidad y que personal del establecimiento sacó muestras de éste y determinó que estaba contaminado; que al tiempo personal del frigorífico hizo una extensión de caños para ocho familias vecinas, proveyéndolas de agua; que sabe tiran amoníaco al costado de la ruta9, el que desemboca en el barrio Las Tunas, sobre la calle Derqui; que la alcantarilla ubicada al lado del establecimiento está tapada actualmente y todo el agua con amoníaco contaminante pasa por las casas de estos vecinos.

A fs. 1458/60 se agrega la copia de una sentencia del juzgado de faltas N· 2 de Tigre, mediante el cual se condena al frigorífico Rioplatense, a pagar una multa de A 40.000.000 (el 4 de abril de 1991) y se lo inhabilita para arrojar efluentes sin tratamiento completo por noventa días, todo ello en base a las infracciones comprobadas como las que aquí se vienen estudiando y el no pago de la cuota de resarcimiento por contaminación.

No obstante, a fs. 1518 y siguientes se agregan una serie de documentos en los que la empresa señala que no se adeuda nada a O.S.N. debido a un convenio de pago con ella suscripto y explica los supuestos desaciertos de dicha resolución de la justicia municipal (firmada por Carlos Hermida, en su calidad de apoderado). A fs. 1521 se agrega copia del mencionado convenio de pago de la deuda con O.S.N., del 8 de diciembre de 1990. En este pacto el frigorífico fue representado por el Dr. Martín Moller.

A fs. 1482 se agregó el análisis de las muestras extraídas a fs. 328, que arrojó como resultado "contaminado-peligrosa su ingestión", aunque en menor grado una de las muestras, índice de tratamiento adecuado de las mismas.

A fs. 1535 declaró testificalmente el intendente de Tigre, Ricardo J. Ubieto, quien manifestó que el municipio a su cargo no tiene el contralor del frigorífico Rioplatense, siendo esta tarea de O.S.N; en lo que hace al volcamiento tiene competencia la Dirección General de Hidráulica y el control del medio ambiente la secretaría provincial de esa denominación; tiene conocimiento de las multas aplicadas por O.S.N. y también la intervención de los juzgados de faltas de ese municipio en la aplicación de sanción. Agregó copias de documentos relativos a su deposición.

d) Protoquim S.A.

Con motivo de la inspección de personal de prefectura, remontando el río Reconquista, al llegar a la ruta 202, se observa sobre margen izquierda la firma mencionada, que arroja residuos líquidos al río y de cuyas caídas se extraen las muestras N· 13 y 13 B. Análisis ulteriores determinaron que estaban contaminadas y eran peligrosas para la ingestión, destacándose la presencia de Salmonella.

Sobre este punto resulta de interés la declaración testimonial del médico Albani a fs. 84, que se destaca más adelante.

A fs. 86/7, la prefectura adjuntó el acta de una nueva inspección, detalle de desagües y extracción de muestras (del 1 de abril de 1992), del río en las proximidades de la empresa Protoquim y de su desagüe, pero no lo hizo con la peritación microbiológica correspondiente, pese a señalar que así se hacía y que presentaba un alto grado de contaminación bacteriana, representado por flora Gram positiva, estafilococca y colibacilos sp., responsables de trastornos respiratorios y gástricos.

A fs. 257 y siguientes, obra la diligencia de allanamiento dispuesta contra la empresa, siendo recibidos los instructores por Yolanda E. Kahane, hermana del presidente Guillermo Kahane que luego llegó al lugar, junto con el técnico químico Carlos A. Rey Lamas, circunstancia en que se extrajeron muestras sobre la salida al río, de la boca de salida de efluentes el caño maestro y de la cámara de cubas de producción, todo en presencia del jefe del laboratorio de la empresa Miguel Noce; también se extrajeron muestras de un polvo blanco amarillento, de un residuo semisólido; se determinó que la firma produce morfolina, xiclofixilamina, nitrito de sodio y azufre en polvo y como producto de fabricación MBTS, CX y TB; también se secuestró diversa documentación, procediéndose a la detención de G. Kahane y Rey Lamas.

Oído en declaración indagatoria el último de los nombrados, manifestó que la compañía se dedica a la producción de acelerantes y aditivos para caucho, explicando su proceso hasta llegar al de cristalización que se hace en unas cubas, que luego se dirigen a unas cámaras decantadoras, que se encuentran a la salida de las plantas; que después, por un canal a cielo abierto junta en una cámara de aireación que está construida por datos especializados y dados por O.S.N., para evitar fugas; que aún no se ha puesto en funcionamiento dicho proceso, faltando días para ello; explicó también donde convergen los efluentes industriales; que O.S.N. toma muestras periódicamente, no constándole haber pagado cuotas de resarcimiento por arrojar desechos industriales al río; que éstos, van al río previo paso por la planta decantadora; que desde febrero de 1991 O.S.N. les hizo notar las anomalías y por la parte cloacal les dieron plazo para la ejecución de las obras; éstas consistían en falta de aireación por la parte de decantación y la parte cloacal; finalmente dijo que los efluentes son de origen orgánicos e inorgánicos y no biológicos, por lo que descarta que en la actividad desarrollada puedan arrojarse como resultados desechos con contenidos biológicos que pudieran producir enfermedades contagiosas como tifus, salmonela y cólera.

En iguales términos depuso Guillermo M. Rodino Kahane, quien manifestó ser el presidente de Protoquim S.A., explicando a qué se dedicaba la empresa y proceso de transformación que estaba sufriendo; que el dicente se dedica a las relaciones con clientes importantes y compras, con instituciones de crédito, proveedores extranjeros, encargándose los técnicos químicos del proceso de producción, higiene y seguridad; respecto del destino de los líquidos, señaló que se destinan a unas cámaras de decantación y por unos conductos, a unas piletas también de decantación y por un tubo desembocan en el río; que desde 1975 hasta 1991 se utiliza ese sistema, aprobado por O.S.N., fecha esta última en que O.S.N. les indicó que debían construir una pileta de aireación conforme a las normas vigentes; que así es como se contrata a una empresa para la construcción de esta pileta, que está terminada y a días de habilitarse su utilización; que los análisis de O.S.N. y de la propia empresa sobre los desechos industriales han dado siempre como resultado que el agua era potable; que anualmente se pagaba una cuota de resarcimiento a O.S.N., tarea que realizaban el contador y perito en higiene y seguridad; que desconoce los aspectos referidos a los desagües cloacales o fluviales, puesto que se ocupan los jefes de fábrica y laboratorio, dada su función empresarial en la firma; que no ha visto la pileta aludida porque va pocas veces a la planta y un amigo de años hizo la construcción de la misma; respecto de los desechos, señalo que son sulfatos de sodio, que no existen hidrocarburos clorados, ni sustancias no biodegradables, debido a las materias primas que adquieren; que son orgánicos y no biológicos, descartando que pudieran producir alguna afección contaminante-infecciosa como tifus, salmonella o cólera; que empresas extrañas arrojan productos químicos en la orilla ubicada en frente de la del dicente, produciéndose incendios con intervención de los bomberos, adjudicando el vecindario que dichos incendios provienen de su empresa; que lo mismo ocurre con basura que se arroja diariamente en la costa de río sin intervención alguna de su firma.

A fs. 324 obra otra acta de recolección de muestras de aguas obtenidas en la empresa (el 24/4/92).

El diputado nacional Luis Brunati realizó distintas investigaciones propias, entre las que se encuentra la de haber extraído muestras de los desechos líquidos de esta empresa. Posteriormente, introdujo en ella un pez sacado del arroyo Durazno, que murió a los pocos minutos, lo cual consta en el acta notarial oportunamente labrada.

A fs. 1048/9 el subprefecto de PNA Raúl Peñafort relató las circunstancias que rodearon el intento de extracción de muestras en el establecimiento frustradas por las lluvias.

A fs. 1069 se agregó un acta de evaluación del estado ambiental, médico y sanitario de los pobladores cercanos a la planta.

El análisis de las muestras extraídas a fs. 324, arrojó como resultado "contaminado-peligrosa su ingestión", aunque una de las muestras indicó que no se observaba desarrollo bacteriano. E) Química Rawson, sita en Cervantes 1434, General Pacheco, provincia de Buenos Aires.

El 24 de abril de 1992 se labra acta dando cuenta que este establecimiento se encuentra ubicado en proximidades del arroyo Las Tunas; la comisión es recibida por Roberto Iamele, gerente técnico de la empresa allanada y encargado operativo de la planta, manifestando que su hermano Miguel A. Iamele, es el socio gerente, negándose a proporcionar más datos personales y paradero de él, también dijo que Enrique G. Rodríguez es el encargado de planta; interrogado este último, manifestó que los residuos de alcohol, aceite, soda cáustica neutra, son llevados por el transporte La Higiénica y el residuo de ácido se arroja a un volquete; que el volquete es retirado periódicamente por una empresa cuyo nombre no recordó, a bordo de un camión de cabina negra, conducido por dos personas y que dicho trabajo es abonado en la administración central sita en Ciudadela; que dicho camión arroja los residuos en la zona sur de la provincia de Buenos Aires, en un campo de descarga, en apariencia propiedad de los conductores del camión.

Interrogado Roberto César Iamele, manifestó que todos los residuos los retira la empresa La Higiénica, no existiendo empresa paralela que realice este trabajo. Mientras tanto, Rodríguez seguía manifestando que existía otro contenedor con residuos sólidos, que eran retirados por el mismo camión negro.

Que los residuos ácidos eran vertidos en un tanque de depósito de color azul y son vertidos al contenedor o volquete pintado con antióxido. Se extrajeron muestras de sólidos y líquidos, se incauta documentación diversa y se procede a la detención de Roberto Iamele.

A fs. 332 consta la declaración testimonial de Amancio V. Ojeda, operario de química Rawson, quien manifestó que allí se elaboraba vaselina líquida, para lo cual se utilizaba aceite, soda cáustica, agua, alcohol etílico y ácido sulfúrico; que como residuos quedaba una sustancia ácida depositada en un tanque cisterna de la planta y soda cáustica neutralizada que se depositaba en un pozo ubicado en la planta; que la empresa no cuenta con planta de tratamiento o depuradora de las sustancias residuales; que el destino de ellas es: la ácida se coloca en un volquete y por medio de un transporte es sacado de la planta con destino desconocido, mientras que la soda cáustica es sacada por La Higiénica.

A fs. 333 se le recibe declaración testimonial al citado Enrique G. Rodríguez, quien manifestó ser encargado de la planta y, entre otras cosas hizo referencia a los residuos de la producción, expresó que no cuentan con planta depuradora y ratificó los dichos el acta inicial en cuanto al destino de los desechos.

A fs. 338 obra el acta de recolección de muestras en la laguna "La Saladita", ubicada en Sarandí, partido de Avellaneda.

En declaración indagatoria se oyó a Roberto C. Iamele, quien manifestó que la empresa no cuenta con planta depuradora, pero tiene dos efluentes de lavado de recipientes, sanitarios, etc., tratándose de líquidos y van a una cámara séptica; que éstas son vaciadas a través de la empresa La Higiénica de tanques atmosféricos, que hace sus vuelcos en O.S.N. y trae a la empresa las constancias de ello; que otras sustancias son residuos de sulfonación, material semisólido, movilizado a través de volquetes, tarea que realiza un señor llamado Feedman, que se lo lleva para su tratamiento; que éste consistiría en su neutralización, desconociendo su destino en particular; que su hermano, socio de la química, contrató a esta persona; que es correcto lo testimoniado por sus dependientes; que "del arroyo Las Tunas están a sólo 400 metros, por lo que r


Novedades
  El manejo del Cianuro en la Mineria
  HSE Management guidelanes
  Integrated Barrier Analysis in Operational Risk Assessment in Offshore Petroleum Operations
  Seguridad en la Industria de Fabricación de Frutasy Verduras
  Condiciones de trabajo, seguridad y salud ocupacional en la minería del Perú


Destacados
  Tipos de Ecosistemas
  La problemática analítica en el monitoreo de la biorremediación de suelos contaminados por hidrocarburos.
  Guía para Evaluación de Impacto Ambiental Para Proyectos de Residuos Sólidos Municipales Procedimientos Basicos
  Potabilización del Agua
  Contaminación del Aire
 
Foro on-line Informativo Libro de visitas Comentarios